¿Cómo conseguir mantener a los suscriptores de tu newsletter?

Lo más importante a la hora enviar una newsletter periódicamente a tus clientes es tener claro qué es y para qué sirve. Así lograrás tu objetivo sin irte por las nubes. Como su propio nombre indica (en inglés), una newsletter es una carta (letter) de noticias o novedades (news). Cuando decides poner en marcha una newsletter, no sólo mantendrás a tu público informado, sino que te obligarás a renovar, actualizar y reinventar tu empresa o negocio constantemente.

Aquí os dejamos algunos consejos:


  1. Ponte en su lugar: sí, la newsletter es tuya, o de tu empresa, pero dependerá de tus clientes que tenga éxito para seguir en pie. Así que adelántate a sus gustos y preferencias de contenido para que este sea relevante. No seas “un mail más” en su interminable bandeja de entrada.

  2. Periodicidad: ¡qué agobio cuando uno revisa la carpeta de promos y tiene miles de newsletter sin abrir…! La culpa es del que se suscribe, claro está, (¡en qué momento!), pero la cuestión es que acabará cogiendo manía a la empresa que no hace más que enviarle correos y correos. Por eso es importante buscar una periodicidad adecuada al tema, sin forzar ni obligarse a inventar contenido porque sí. Del mismo modo, tampoco está bien olvidar a los clientes y escribir una vez cada seis meses…

  3. Título: dedícale tiempo, brainstorming y lo que haga falta (¿qué te haría abrir a ti ese mail? ¿y al resto de la oficina? ¿y a tu familia?). Al fin y al cabo, entre el público objetivo hay gente de todo tipo… Pero el titular (el asunto), es el gancho: el clic que llevará los ojos de tu cliente hacia tu mail y le invitará a darle una oportunidad (¡o evitará que se dé de baja!).

  4. Visual: por supuesto, cuando el cliente abra el mail deseará que haya merecido la pena llegar hasta ahí. Así que vamos a seguir intentando que se quede un poquito más. El mensaje y la información que les des es importante, pero también ha de tener un buen contenido visual. Que sea sencilla, breve y concisa. Mucha imagen y poco texto, puedes jugar con el tamaño de las imágenes para que quede por encima.

  5. Call to action: si además de gustar quieres ganar tráfico a tu web, será necesario incluir un botón. El botón digital ya lo conocemos de todas las formas, se puede añadir a una foto o a un vídeo, pero cuanto más intuitivo sea mejor. Así que si queréis añadir un call to action (o llamada a la acción), dejad claro dónde hay que pinchar, tened en cuenta el diseño, color y tamaño.

  6. Involúcrales: por último, un truco para ganar suscriptores y/o mantener a los que tienes sería involucrarles. Tanto con el título como con el mensaje y el call to action. Se trata de hacerles sentir parte del mensaje y del fin, que se sientan necesarios. En campañas funciona bien para hacer que el público participe. ¿Un ejemplo?: mentalizar sobre el correcto uso del agua, transmitiendo que sus actuaciones cuentan.

Y con esto y un bizcocho, no llegamos a los 8 puntos. Pero, como ya os hemos dicho, hay que ser breves y concisos en este rápido y creciente mundo digital.