Nuestra vida es comunicación. Comunicamos desde que nacemos. En una situación como la que vivimos, y en la época del año en la que nos encontramos, cuida tu comunicación, practica una comunicación navideña amable, cariñosa, respetuosa, empática y generosa.

Si recordamos que las personas están en el centro de toda comunicación, incluso cuando nos servimos de las nuevas tecnologías, será más fácil comunicar y dar mensajes acertados con delicadeza y con ternura.

Comunicación siempre, pero ¿cómo comunicar en Navidad? Aquí el principal consejo, y más después de este año tan diferente, es que tiréis de optimismo, que comuniquéis buenas noticias. La comunicación navideña tiene que ser solidaria y empática. Compartimos cuatro consejos básicos que harán un poco más especiales estos días:

  1. Llama y escribe más. Ten memoria de elefante. Acuérdate de esos amigos, compañeros, familiares, empleados, que sabes que lo están pasando mal, que quizá hayan perdido a un ser querido, que quizá les toque trabajar estos días, o que quizá pasen solos estas fechas, llama. Lo bueno si breve, dos veces bueno. No hace falta grandes conversaciones, solo el gesto y un qué tal, son suficientes.

 

  1. Sé cariñoso. Sé amable y afectuoso con los que te rodean. Es una época del año en la que la amabilidad es fundamental. Si además, le sumamos la situación actual que nos ha marcado este año 2020, nos lleva a practicar con más fuerza la amabilidad. En la comunicación navideña es fundamental ser amable, llevar calidez en nuestro discurso, arropar con amor y cariño a los que tenemos cerca. Ahora que no es posible el abrazo y los besos, llena de cariño tus palabras, tus noticias. Pon calidez y amor en tu tono, “be kind my friend”.

 

  1. Sé comprensivo. Hace poco hablábamos de la comunicación asertiva, y la importancia de ser empático. Otro aspecto fundamental y a tener en cuenta en la comunicación navideña. Comprende, empatiza, ponte en el lugar del otro. En muchas ocasiones no hace falta que digas nada, simplemente un gesto, estar cerca, hará que los demás sientan nuestro apoyo. Comprender es compartir, es sentir que los demás te preocupan, que los demás te importan.

 

En la vida para adquirir o aprender algo es necesario practicar. Entrena una buena comunicación navideña. Como siempre si pones pasión y amor en lo que haces, el resto sale solo. ¡Qué tengáis una feliz Navidad!

www.presscode.es