Seleccionar página

Las redes sociales se han convertido en una de las principales herramientas para los responsables de comunicación, marketing y publicidad de las empresas.

Existen millones de usuarios que tienen perfiles en redes sociales y que consumen a diario mucha información sobre las marcas que les interesan. Por ello, es indiscutible el poder de difusión que tienen las redes sociales y la capacidad que tienen para hacer algo “viral” en cuestión de horas.

Difundir un mensaje a millones de personas lo más rápido posible es el objetivo de muchas empresas y marcas. Y para ello trabajamos las agencias de comunicación.

Hemos llegado a ver como vídeos de personas, sin razón alguna, han llegado a tener miles y miles de reproducciones, dándoles gran popularidad. Pues bien, muchos profesionales de la comunicación en redes sociales aseguran que este tipo de difusión masiva no es cuestión de suerte. De hecho, hay quienes consideras que existen varios tipos de contenido viral.

 

Tipos de contenido viral:

  • El primero es el contenido viral natural: aquel que por el boca a boca de los usuarios alcanza una enorme popularidad y se extiende como la pólvora.
  • El segundo es el contenido viral creado por las marcas: aquel que tiene un gran trabajo detrás y que consigue llamar la atención de los usuarios, siendo ellos los que acaban, sin saberlo, ayudando a la marca a difundir un mensaje.

Para crear una buena campaña y que esta se haga viral, lo más importante es el mensaje. Ha de ser capaz de juntar varios elementos clave como:

  • La creatividad.
  • La originalidad.
  • Un contenido entretenido.

Otro punto destacable es tener claro el público objetivo al que se quiere hacer llegar este mensaje, definiendo qué personas nos interesa que lo vean para ofrecerles el contenido más adaptado a sus gustos.

¡Ojo!, debemos tener muy claro qué queremos trasmitir y tener especial cuidado con la sensibilidad de todos aquellos susceptibles de recibir el mensaje. La viralidad puede llegar a ser un arma de doble filo, puede conseguir crear una idea muy buena sobre nosotros pero también muy mala.Si queremos llegar a ser una marca de referencia en las redes sociales y ser consideraros un  buen prescriptor (influencer, que diríamos hoy en día), es necesario conocer muy bien el funcionamiento de este mundo tan cambiante y dinámico. Por eso es aconsejable ponerse en manos de profesionales que, además, son los que mejor conocen los trucos para mantenerse en el timeline de los seguidores y son los que más posibilidades tienen de conseguir hacer viral un contenido.