A menudo se confunden los conceptos publicidad y relaciones públicas. Ambos herramientas utilizadas en las estrategias de comunicación y marketing, pero ni tienen el mismo objetivo, ni se trabajan igual.  

Publicidad y relaciones públicas son dos disciplinas que están relacionadas pero que claramente no son lo mismo. ¿Y por qué cuesta tanto diferenciarlas? Tal vez porque sí que tienen una cosa en común, que es que consiguen que la marca tenga más difusión y visibilidad, aunque también existe una diferencia sutil en este caso. ¡Vamos a ver por qué!

Aunque las diferencias entre publicidad y relaciones públicas son muchas, vamos a intentar resumir las más destacadas. Así, además de resolver dudas, ¡podréis elegir cuál de las dos disciplinas os conviene para vuestra empresa o negocio!

 

Diferencias entre publicidad y relaciones públicas:

  • El objetivo:

Publicidad: busca el consumo (compra directa) de un producto, marca o servicio. Esto hace que mediante un anuncio busque convencer al receptor de lo que tiene que sentir y comprar.

Relaciones públicas: busca establecer vínculos con distintos públicos, posicionar e influir en su proceso de compra o selección. También busca informar, educar y persuadir.

 

  • El espacio:

Publicidad: opta por un espacio pagado, dónde sabe lo que muestra y a quién, es decir, conoce cuando saldrá exactamente un anuncio, y qué es lo que saldrá.

Relaciones públicas: no paga por mostrarse; es decir, no compra el espacio (prensa, radio o TV) en el que se habla de la marca, para lo que tiene que llevar a cabo diferentes acciones de RRPP (acciones con prensa, etc). Al no ser un espacio pagado no podemos definir cuándo saldrá o de qué manera, sino que habrá que confiar en el periodista y en el medio. Para esto, los expertos en relaciones públicas trabajan matices como los contenidos, los tiempos y la propia relación con los periodistas.

Con las acciones de relaciones públicas las publicaciones conseguidas aparecen como información, no como publicidad, por lo que se empatiza más con el público y se aumenta la credibilidad de la marca.

 

  • El contenido:

Publicidad: en la publicidad lo que más se valora es la creatividad del mensaje, ya que lo que busca es atraer al consumidor, conquistarle para que compre.

Relaciones públicas: en esta disciplina lo que más se valora es el mensaje, ya que debe persuadir, convencer, primero, a la prensa, y luego a sus lectores.

 

  • El canal:

Publicidad: la marca habla de sí misma. Son anuncios en diferentes soportes en los que la marca habla a su público directamente.

Relaciones públicas: son otros los que hablan de la marca. La labor de las RRPP es conseguir que terceras personas crean en la marca y lo recomienden a sus públicos.

 

  • Públicos a los que se dirige:

Publicidad: se dirige al consumidor actual o potencial.

Relaciones públicas: busca llegar a todos los stakeholders, como accionistas, clientes, proveedores, partners, Administración, inversores, trabajadores… etc.

 

  • Periodicidad:

Publicidad: la publicidad puede ponerse a diario en un medio de comunicación, o tantas veces como quiera el anunciante (generalmente).  En radio y televisión, o en un banner online, el mismo anuncio puede, incluso, ponerse varias veces al día.

Relaciones públicas: una vez conseguido que se hable de la marca como reportaje, artículo o entrevista, no puede volver a publicarse al día siguiente, a no ser que haya nueva información. En todo caso, nunca se repetirá con el mismo formato, siempre será un contenido diferente.

 

 

En todo caso, entre ambas disciplinas debe existir una coherencia, para que no haya disonancias entre una estrategia y otra. Deben apoyarse y respaldarse entre sí. De hecho, las campañas de publicidad son, a veces, una percha para una acción de relaciones públicas.

 

Ya que tenemos más claro las diferencias entre publicidad y relaciones públicas más destacadas, llega la gran pregunta de nuestros clientes que es:

¿Qué necesita mi empresa?

Depende.

 

Ambas son importantes en la estrategia de una empresa, pero hay que tener en cuenta cosas como el presupuesto disponible o los objetivos a corto, medio y largo plazo. Con la publicidad nos aseguramos impactos en nuestro público, aunque la inversión es mucho mayor, mientras que con las relaciones públicas, si bien los impactos dependen del contenido y la relación con la prensa, conllevan una estrategia más asequible y cualitativa.

 

En Presscode tenemos la experiencia y la certeza de que las relaciones públicas son el pilar en la estrategia de comunicación de una empresa o institución, de un producto o servicio. Así, ayudamos a muchas empresas a conseguir notoriedad, posicionamiento y una relación sólida y duradera con la prensa.

 

Si todavía tienes alguna duda sobre las diferencias entre publicidad y relaciones públicas, te dejamos en enlace a nuestro reel de Instagram, y en unos segundos tendrás todo ¡súper claro!