Entrevista a Elsa Martí Barcelo, fundadora de la Escuela de Liderazgo Emocional, “ele”.

En un mundo de inmediatez, de sobrecarga informativa, de relaciones digitales y de teletrabajo la Escuela de Liderazgo Emocional rescata los valores más primitivos, las emociones, y los analiza desde un prisma laboral. Un parón para buscar en el valor más importante de las organizaciones: las personas, y cómo invertir en ellas desde el ámbito más humano revierte de forma positiva en la productividad.

Hablamos con Elsa Martí Barceló, Fundadora y Socia Directora de ele, médico de familia, especialista en Psicoterapia Psicoanalítica y socia de la Consulta Médica Torredolodones. 

¿Por qué surge la Escuela de Liderazgo Emocional, ele?

La Escuela de Liderazgo Emocional surge con la intención de ayudar a las personas a la coexistencia entre sus dos mentes: la racional, hábitat de los pensamientos y la emocional, el hábitat de las emociones.

Existe la certeza de que tanto la respuesta de la mente emocional como de la racional influyen en la conducta de la persona a la hora de conseguir los éxitos o de cosechar los fracasos. También de la relevancia que tiene para el bienestar personal la cooperación de las dos mentes, mantener un equilibrio entre la lógica del pensamiento y las emociones: “uno actúa según piensa y actúa según siente”

  • ¿Por qué es importante “ele”?

ele es importante porque dota de un mayor contenido en la vida de las personas a determinados valores, que van más allá de lo material y del conocimiento, y porque ayuda a las personas a convertir sus emociones en impulsos positivos que complementen sus aptitudes y actitudes en el devenir diario. ele, es una escuela de salud donde se aprende a recibir, a trabajar y a dominar emociones propias y ajenas.  

  • ¿Qué aporta a las empresas y a sus trabajadores esta escuela?

Prevenir factores de riesgo que ponen en peligro la salud mental de los empleados y por ende de las propias empresas.

Las empresas son conscientes de que  no se puede obligar a los empleados a ser leales, a sentirse comprometidos o a permanecer en ella si ese no es su deseo. Para ello es necesario facilitar un ambiente donde emociones y valores, como la pasión, la lealtad, el compromiso o la aceptación del miedo crezcan y se consoliden. Conseguir empresas rentables es imperioso, pero saludables en lo es en igual medida.

El liderazgo emocional empieza en el yo y termina en el nosotros.

  • ¿En qué consiste ser un líder emocional?

Líder emocional es aquella persona que es capaz y detenta  una actitud positiva. Capacidad para hacer un buen uso de las emociones, para aplicar la emoción correcta en cada situación, y actitud o disposición para aprender  habilidades que permitan dar una  respuesta adecuada y hacer de ella una aliada y no una adversaria.

El líder emocional es consciente del papel que juegan las emociones  a la hora de equilibrar o desequilibrar, de  dar riqueza interior y exterior, de propiciar satisfacción o insatisfacción. “Lo que nos gustaría ser y somos, lo que nos gustaría hacer y hacemos y por supuesto lo que nos gustaría tener y tenemos”.

El liderazgo emocional empieza en el yo, en  la capacidad de auto-reconocimiento de nuestras emociones y termina en el nosotros, en la actitud de relacionarnos con emociones ajenas de forma adecuada y efectiva.

  • ¿Cómo puede una empresa/organización difundir e implantar una serie de emociones y valores a sus empleados?

No es una tarea fácil, y más en empresas de gran tamaño. Se trata en primer lugar de conseguir que las empresas asuman en su ADN la cultura emocional y le den la importancia que está tiene, no solo en términos de salud, sino de rentabilidad.

De igual manera que ha habido grandes avances en el cuidado físico de los trabajadores o en el cuidado medio ambiental en el ámbito de la empresa, ahora hay que cuidar de la salud emocional como si del factor de producción más valioso se tratase. La implantación de protocolos de actuación, el seguimiento y control posterior permitirá la mejora progresiva.

  • ¿Es importante la comunicación interna y su reflejo en la imagen de empresa?

La comunicación interna empieza en uno mismo, y en la medida en que esta esté bien encauzada estaremos en disposición de trasmitir a nuestro entorno mensajes positivos.  La imagen de la empresa no solo es la comunicación institucional sino la suma de aquello que a nivel personal trasmite cada persona al exterior. Promover, consolidar, alimentar canales adecuados de comunicación internos es lo que da pie a aunar esfuerzos y propicia conseguir los objetivos deseados.

Trabajar como habilidad la comunicación interna y externa, partiendo desde la persona y radiándose a la empresa y al entorno es una necesidad insoslayable.

  • La comunicación, ¿es parte o resultado de la estrategia de la empresa/organización?

En mi ámbito (la salud), la comunicación es sin lugar a duda un factor trascendental, y partiendo de que las personas, al menos hoy por hoy, y mientras no seamos sustituidos por la robótica, constituyen el activo más valioso de una empresa, creo que estoy en condiciones de aseverar que en una comunicación interna y externa propicia encontramos una relación causa-efecto de la excelencia empresarial.

  • Su último trabajo, El Libro Blanco de las Emociones y Valores, la I Guía del Comportamiento Emocional Efectivo, plasma las opiniones del sector profesional sobre los valores. ¿Nos habla un poco de él?

Este es el resultado de las experiencias recogidas en ELEmocionalDAY  2019, la nueva iniciativa de ele, nuestra escuela, donde 160  profesionales de distintas edades, profesiones, ámbitos empresariales, y niveles de responsabilidad, han debatido sobre el papel que juega las emociones y los valores en “la excelencia del ser y del buen hacer”.

Durante este ejercicio analizamos la pasión, el sentimiento responsable del  “ser, hacer y tener”; el miedo, lo que nos hace “pequeños” o “grandes”  frente a la adversidad; la lealtad, el valor que se educa cuando otro te lo enseña y el compromiso, lo que nos hace creíbles y confiables, han sido las emociones y valores protagonistas de este trabajo de campo.

Un trabajo de campo con intención de hacer del mundo en que vivimos un mundo mejor donde vivir y trabajar, un legado de sabiduría emocional para las nuevas generaciones que hoy y mañana dan inicio a su vida laboral.

 

 

De izq. a dcha.: Charo López-Ibor, Carmen Mª García, Elsa Martí, Mª José Heredia e Inés de la Mota, durante la presentación oficial del Libro Blanco de las Emociones y Valores en el Colegio de Médicos de Madrid.

Elsa Martí Barceló ya ha llevado a cabo varios proyectos en el terreno emocional, como ha hecho con la edición de los libros Mujeres sin maquillar I y Mujeres sin maquillar II, así como Hombres sin afeitar.

Portada del Libro Blanco Emociones y Valores.