Estos días no se habla de otra cosa, ¡y no es para menos! Filomena ha llegado fuerte, con la mayor nevada en Madrid desde hace 50 años. Es histórico y no se puede dejar de comentar.

Ya hace semanas que los meteorólogos y expertos advertían de lo que venía; grandes nevadas y temperaturas gélidas en prácticamente toda España. La alerta estaba en prácticamente todo el país y la alerta era máxima.

Gracias a los medios de comunicación (y la información de los expertos por supuesto) hemos podido estar alerta antes el temporal que llegaba.

Pero la pregunta que a muchos nos rondaba es… ¿por qué se llama Filomena? Por qué ese nombre y no cualquier otro, y por qué de mujer.

Hemos investigado para resolvernos y resolveros esta duda por si la teníais.

Hace algunos años en España no se ponía nombre a las borrascas y tormentas tropicales. Los primeros que comenzaron a hacerlo a partir del abecedario fueron el Met Office y Met Eireann, que formaron el Grupo Oeste. Sobre 2017 se creó el grupo Suroeste europeo, que está formado por la AEMET, IPMA y Météo- France. Aquí ya sí que está España y es cuando se empiezan a nombrar las borrascas atlánticas con el sistema de nombres basado en el abecedario.

La manera de elegir el nombre es la siguiente; la organización crea una lista de la “A” a la “Z” de nombres masculinos y femeninos intercalados. En total salen 21 nombres, y cada uno de ellos es utilizado para nombrar la borrasca o temporal que vaya llegando durante la temporada (por orden alfabético).

La primera borrasca que se detectó en el mes de octubre fue Alex, seguida de “Barbara”, “Clement”, “Dora” y “Ernest”. Filomena entonces es la sexta de la temporada, lo que significa que tenía que empezar por “F”. El nombre al final es una elección al azar elegida por los expertos que integran la organización.

Solo se nombran las borrascas que se considera que van a tener un impacto o riesgo de alarma en el país, para así conseguir que la población esté más alerta y les preste la atención debida, tomando las precauciones que sean necesarias.

Los nombres se saben antes de que comience la temporada de borrascas (que comienza en octubre y finaliza en septiembre del siguiente año), por lo que éstos son completamente aleatorios y no se sabe a qué borrasca corresponderá cada uno.

Hay nombres tanto masculinos como femeninos indistintamente, y lo que es indiscutible es que la imagen de Madrid cubierta de nieve se quedará siempre grababa en nuestras retinas.

Y en nuestros teléfonos, porque no sabemos vosotros, pero nosotros no hemos podido dejar de hacer fotos 😊

www.presscode.es